5 ideas equivocadas acerca de las casas prefabricadas

Hace tiempo que venimos detectando bastante confusión con respecto a la instalación de viviendas prefabricadas en España. Son muchas las personas que desean encontrar soluciones de vivienda muy económicas para poder disfrutar de una segunda residencia a un coste asequible, por lo que en su búsqueda de alternativas es frecuente que acaben barajando la posibilidad de instalar una vivienda prefabricada en algún terreno del que dispongan.

En más de una ocasión, han llegado clientes a nuestro estudio solicitando un proyecto de ejecución para una vivienda prefabricada que ya habían encargado a alguna empresa que ofrecía este tipo de soluciones. El problema llega cuando se acercan al Ayuntamiento de turno “a pedir permiso” y les informan que necesitan cumplir con toda la normativa aplicable a cualquier vivienda, empezando por contratar a un arquitecto.

Por eso, queremos aclarar muchas de las mentiras y medias verdades que se pueden leer por internet y que han llevado a más de un cliente a invertir su dinero en una vivienda que finalmente no puede instalar.

1. Una casa prefabricada no necesita proyecto y se instala con una licencia especial.

Falso. En España, no existe una escala adapte la normativa al tipo de uso que le vayamos a dar a una vivienda. Una vivienda es una vivienda, sea prefabricada o no, y debe cumplir con toda la normativa de aplicación. Esto implica que será necesario redactar un proyecto, ir al Ayuntamiento a pedir la licencia de obras oportuna y contar con la supervisión técnica de una dirección facultativa durante todo el proceso.

2. Una casa prefabricada es más barata porque se monta muy rápido.

Verdad a medias. Una casa prefabricada, puede ser más barata que una construcción tradicional, ya que si las cosas se plantean bien, vamos a reducir costes en obra y vamos a acelerar bastante la ejecución.

Sin embargo, esto no siempre sucede, ya que los costes de fabricación de una vivienda pueden ser superiores a los costes que se producen en una construcción tradicional. Esto sin tener en cuenta que muchas empresas dan sólo precios de estructura, cerramiento, tabiquería y cubierta dejándose partidas muy importantes como puede ser movimiento de tierras, cimentación , instalaciones y otros acabados que al no tenerse en cuenta, muestran un precio parcial muy inferior al de una vivienda tradicional.

3. Tengo un terreno en el que no me dejan construir, a lo mejor puedo instalar una casa prefabricada.

Falso. Si disponemos de un terreno rústico en el que no existe posibilidad alguna de construir una casa, tampoco podremos instalar vivienda prefabricada, ya que a los ojos de cualquier Ayuntamiento en España, una casa prefabricada sigue siendo una casa, tal y como explicamos en el punto 1.

4. Una casa prefabricada no necesita arquitecto, porque ya viene montada.

Falso. Para empezar, la mayoría de casas prefabricadas que se comercializan en España, no vienen montadas y necesitan ser ensambladas en obra. Pero aunque vinieran montadas de una pieza y simplemente hubiera que posarlas en el suelo, seguiría siendo necesario un proyecto de arquitectura para justificar el cumplimiento de toda la normativa de aplicación y asumir la responsabilidad derivada de la construcción de una vivienda.

5. El proyecto para montar una vivienda prefabricada es mucho más barato que para una vivienda tradicional.

Verdad a medias. Cuando llega un cliente que ha comprado una casa prefabricada a pedir un proyecto, para nosotros el trabajo no es tan sencillo. Es verdad que no tenemos que trabajar el proyecto desde cero, porque ya se han tomado la mayor parte de las decisiones de diseño, sin embargo, tenemos que dibujarlo todo, comprobar y justificar el cumplimiento de toda la normativa (que en muchos casos no se cumple y hay que realizar modificaciones…), redactar memoria, pliego de condiciones, realizar mediciones, presupuesto, etc. Todo un trabajo equiparable al de cualquier proyecto, en el que sólo nos ahorramos en el proceso de diseño y definición de la propuesta.

Muchas veces, las empresas que venden estas casas, facilitan documentación técnica que supuestamente va a hacer que la redacción del proyecto “sea muy sencilla”. Nada más lejos de la realidad. Hemos llegado a toparnos con empresas Lituanas que operaban en España y que facilitaban documentación adaptada para Lituania, que de poco o nada servía en España.

En resumen, no queremos meterle el miedo en el cuerpo a nadie. Tampoco queremos desanimar a aquellos que encuentren en una vivienda prefabricada la solución ideal a sus necesidades. Pero sí queremos animar a todos aquellos que se lo estén planteando a contactar a algún arquitecto que les pueda asesorar con anterioridad a la compra de la vivienda, para evitar llevarse sorpresas.

En Alba y Lombao, ofrecemos asesoría técnica gratuita para una primera consulta. No dudes en escribirnos preguntando todas tus dudas antes de dar el paso. Estaremos encantados de ayudarte para que todo marche como la seda.