Informes, levantamientos y otros documentos

Muchos de los encargos profesionales que reciben los arquitectos, no están directamente relacionados con labores de diseño, proyecto o dirección de obra, sino con la redacción de documentación técnica destinada a diversos fines.
El arquitecto, como profesional más ampliamente formado en el sector de la edificación y el urbanismo, dispone de grandes conocimientos que se pueden aplicar a multitud de labores profesionales vinculadas a este sector. Este es el caso de los documentos que vamos a presentar a continuación.
En primer lugar, encontramos los informes, que es el nombre por el que habitualmente se conoce a los documentos donde un arquitecto manifiesta su opinión o da fe de algún hecho por escrito. Dentro de este grupo podríamos clasificar:

– Informes:
El informe propiamente dicho es la exposición por escrito de las circunstancias observadas en el reconocimiento de precios, edificios, documentos, etc… Este documento no suele ser de gran utilidad, puesto que no incorpora conclusiones y simplemente refleja hechos que el arquitecto puede apreciar objetivamente.

– Dictámenes:
Este tipo de informe consiste en la exposición por escrito de la opinión que emite el arquitecto sobre la cuestión sometida a consideración y que se encuentra justificada con base al informe. El informe-dictamen es un documento muy útil en multitud de circunstancias, cuando se trata de esclarecer algún hecho.

– Certificados:
Es  un documento en el que se asegura la verdad de un hecho y/o las circunstancias relacionadas con las edificación y/o suelo. Todo certificado se redactará sobre los documentos oficiales que el Colegio de Arquitectos dispone para tal fin.

– Peritación:
Es el dictamen pericial, oral o escrito, que con arreglo a lo dispuesto por la Ley, se emite en un juicio o sumario como medio de prueba, después del examen de los hechos relacionados con la edificación y/o suelo que se someten a apreciación.

En segundo lugar, además de los documentos anteriormente expuestos, son trabajos muy comunes en nuestro estudio los levantamientos y las mediciones de fincas y edificios. Muchas veces cuando los límites de una propiedad no están claros es necesario realizar un deslinde. Otras veces, a la hora de inscribir en el catastro un bien inmueble, es necesario actualizar las superficies y realizar una medición exhaustiva en caso de que se hayan realizado modificaciones o ampliaciones.
También son comunes los levantamientos y las mediciones que se realizan para inscribir en el registro de la propiedad algún bien, normalmente acompañados de un certificado que lo respalde y acredite su validez legal.

En tercer y último lugar, cabe mencionar la existencia de otros documentos menores, que consisten en el reconocimiento de terrenos, exámen de documentos y consultas de todo tipo. Estos trabajos suelen resolverse rápidamente y a unos costes muy reducidos. Son altamente recomendables, pues sirven para aclarar dudas y conocer la viabilidad de proyectos o inversiones antes de embarcarse en ellas, teniendo la constancia de cuales serán las limitaciones futuras y conociendo las implicaciones urbanísticas en su caso. Muchas veces estas consultas pueden ser resueltas por técnicos municipales, pero en caso de duda, nosotros recomendamos recurrir a un arquitecto para recibir una asesoría profesional.

Resumiendo, son muchos los casos en los que la documentación elaborada por un arquitecto puede facilitar la resolución de conflictos o esclarecer dudas con respecto a bienes inmuebles y terrenos. Acudir a un profesional antes de emprender una tramitación en solitario es garantía de éxito y puede llegar a ahorrarnos mucho dinero a medio plazo. Además, estos trabajos no suponen unos costes altos y se amortizan rápidamente con el ahorro de tiempo y otros gastos indirectos que no tendremos que afrontar si acudimos a tiempo ante el profesional indicado.